top of page

La mejor inversión de mi vida.

Actualizado: 11 abr

Nuestra mejor inversión de vida va más allá de las ganancias materiales o el éxito temporal. Se trata de dedicarse a un propósito trascendental: servir a Dios y levantar las generaciones venideras. Priorizar esto implica tener un compromiso profundo con nuestro crecimiento espiritual, desarrollar carácter, convicciones y valores sólidos y transmitir una herencia de fe y hambre de Él a aquellos que nos siguen. Es un llamado a trabajar incansablemente para que cada nueva generación sea más grande, más valiente y esté mejor equipada para enfrentar los desafíos del mundo, inspirados en el amor, la excelencia y la presencia de Dios. En esta búsqueda, es fundamental recordar que el servicio no conoce límites; nunca debemos dejar de buscar oportunidades para servir dondequiera que estemos colocados, confiando en que es en esos lugares donde Jesús nos ha llamado a marcar la diferencia. Así, la verdadera riqueza se encuentra en el legado de amor y servicio que dejamos a nuestro paso, una inversión que trasciende, hace eco en la eternidad y perdura por generaciones.


Estudio # 1 Mismo Dios, diferente generación
.pdf
Descargar PDF • 120KB


Estudio # 2 ¡Gente más grande, cosas mayores!
.pdf
Descargar PDF • 122KB


Estudio #3 - Servir cómo Él
.pdf
Descargar PDF • 117KB

176 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page